Hotel 

 

Santa María 190, Miraflores 15074,
Lima - Perú

 

Perú +51 1 700 5141

                 +51 944 118 816

Concierge@aeco.pe

Inquiries and Reservations

Peru +51 1 700 5105       USA +1 347 713 7030

                                                    +1 347 713 7034

              +51 944 196 058

  

© 2019 by AEco.

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

Lima Living Healthy

September 25, 2019

1/4
Please reload

Entradas destacadas

El Antiguo Bosque del Olivar de Lima

July 24, 2017

 

Originalmente plantado por los Conquistadores utilizando arboledas traídas desde Andalucía, el bosque sigue siendo una de las zonas verdes más agradables de la ciudad.


A pocas cuadras de Atemporal, el Olivar es un oasis bucólico en la capital peruana.

 

El largo parque del acantilado con vistas al Océano Pacífico es fácilmente el espacio verde más famoso de Lima. Pero hay otro mucho menos conocido y con una historia mucho más fabulosa; El Olivar, fue plantado por los conquistadores españoles en la década de 1560 y sus árboles nudosos sobreviven hasta el día de hoy y siguen produciendo cosechas de aceitunas y aceite de oliva.

 

En un principio, los españoles llenaron un barco con arbolitos de Sevilla, en el corazón de la región olivarera de Andalucía, España, pero sólo tres sobrevivieron al duro viaje por el Atlántico. Sin embargo, estos se acoplaron a los terrenos arenosos de Lima y a principios del siglo XVIII había ya unos 2.000 árboles que crecían alrededor del bosque de 57 hectáreas. Para la independencia peruana en 1821, ese número había crecido nuevamente a casi 3.000. La arboleda era propiedad del conde de San Isidro y originalmente se encontraba a seis kilómetros del centro de Lima. Pero a medida que la ciudad crecía, poco a poco rodeaba las tierras del aristócrata. Eventualmente, el conde quebró y el bosque fue dividido en lotes y vendido.

 

Hoy en día, el Olivar tiene un total de unos 1.700 árboles, repartidos en el distrito administrativo que lleva el nombre del Conde, San Isidro. Algunos se encuentran en realidad en jardines privados, de casas y bloques de apartamentos que se han construido en los bordes del olivar. Pero la mayoría permanece en un parque público del mismo nombre, que sigue siendo un lugar encantador para pasar una hora o dos, donde el ruido de la ciudad parece desaparecer de la vista. Las niñeras llevan a niños pequeños a jugar mientras que otros andan con sus perros. También hay docenas de especies de aves y quioscos que venden semillas para los visitantes que quieran alimentarlas. El Olivar sigue siendo un oasis en una de las ciudades más grandes y concurridas de América Latina.


Para visitar el Olivar durante su estadía en Atemporal visite el www.atemporal.pe o contáctese con reservations@atemporal.pe o al +51 1 700 5106 o, si se encuentra en Estados Unidos, 347 713 7030/34.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos